Crear un servicio que cubra las necesidades de las personas que requieren apoyo y guía para las actividades de cada día, un cuidador sociosanitario en Bilbao, ya es una realidad.

Ver envejecer a un ser querido nos hace apreciar cosas que no esperábamos que nos hicieran felices, como cogerles la mano o alisar las arrugas de su piel. Es duro verles luchar contra un cambio constante que no aciertan a comprender. Toda esa situación que les lanza de un plumazo a los estadios del alzhéimer. Estadios que comprende muy bien un cuidador sociosanitario en Bilbao.

El alzhéimer es una distorsión celular que suele aparecer a partir de los sesenta años, con más frecuencia en las mujeres. Experimenta cambios microscópicos en el tejido cerebral y produce una pérdida progresiva de una sustancia vital llamada acetilcolina, la responsable de que las células nerviosas se comuniquen entre ellas y funcione nuestra mente.

Al principio surgen pérdidas de memoria que van incapacitando al afectado para las tareas más simples y cotidianas: falta de espontaneidad e iniciativa, apatía, cambios de humor. Hablar con ellos no es una cura, pero constituye un elemento fundamental en la batalla contra la depresión y la ansiedad.

Después comienza el estado moderado: dificultades para lo cotidiano, no razonan con claridad, se acentúa la depresión. Empiezan a necesitar compañía constante.

Y es en el estado grave cuando hay que aportar todo lo que se ha ido aprendiendo en las etapas anteriores. La función cognitiva está afectada. Ya no se habla correctamente y no reconocen a los familiares ni a ellos mismos en el espejo. Gritan, lloran o ríen sin motivo.

En Asisper acumulamos la experiencia necesaria en el País Vasco y disponemos de expertos profesionales. Acompañamos a los seres queridos en los momentos que más lo necesitan, facilitando la vida a sus familiares. Pueden ganar años en calidad de vida.