La atención a la población anciana está convirtiéndose en una prioridad en el mundo a raíz del aumento progresivo de la esperanza de vida. De esta manera, gracias a la asistencia domiciliaria en Bilbao podemos evitar uno de los problemas de salud, que con mayor frecuencia presenta esta población: la desnutrición.

El envejecimiento es un proceso fisiológico al que todo ser humano se enfrentará, antes o después. Sin embargo, la manera de llegar a esta última etapa, igual que la manera de vivirla, es distinta para cada uno de nosotros, y son muchos factores los que participan.

Uno de los grandes retos que surgen en personas de edad avanzada es la falta de apetito, sobre todo en aquellas personas que han perdido a su compañero/a de vida con el que compartían cada una de las comidas. Debido a esto, un alto porcentaje de ancianos presenta desnutrición, problemática que podríamos combatir con una adecuada asistencia domiciliaria en Bilbao.

Comer no solo engloba el acto de alimentarse, sino que comer es un placer, un momento social de compartir con los demás y el disfrute de cocinar para los demás. Sin embargo, muchas veces las personas mayores viven solas, convirtiéndose el momento de la comida en una "obligación para mantenerse vivo". Además, la falta de apetito por la medicación y la presencia de otras enfermedades dificultan que los ancianos se mantengan en un estado nutricional óptimo, sin saber que este problema se vuelve un círculo vicioso en el momento que la desnutrición da lugar a peor envejecimiento, y un peor envejecimiento a más desnutrición.

Por todo esto, en Asisper contamos con profesionales dispuestos a acompañar a los más mayores para que revivan la ilusión de comer en compañía y recuerden en cada bocado el sabor de la infancia, la alegría y el amor.